Novetats‎ > ‎

Les formigues de Capi Trillo arriben al nostre centre

publicado a la‎(s)‎ 4 dic. 2014 2:57 por IES Violant de Casalduch Benicàssim

Formigues de Capi Trillo



El passat dijous vam recordar al artista de Benicàssim Capi Trillo i les seues formigues. El nostre centre vol agrair molt especialment a la família el regal que ens ha fet. Ens sentim molt orgullosos de que les formigues de Capi caminen ara també per la façana del nostre institut.

Açí deixem les paraules del seu germà:

Hace un par de años fui al Instituto Violant de Casalduch de Benicàssim a conmemorar el decimoquinto aniversario del fallecimiento de mi hermano Capi. Para mí la razón era de peso, hacía poco que me había enterado de que en ese centro escolar le habían puesto, a una de las dos aulas de plástica, el nombre de mi hermano Capi y, de esa manera, quise expresar en nombre de mi familia nuestro reconocimiento por ese hermoso gesto.

En dicho acto regalamos las cinco hormigas de Capi para que las colocaran en el aula. El Director me agradeció el regalo pero me preguntó si no me importaba que fuera otro lugar el elegido para poner las hormigas. Cuando me propuso el nuevo emplazamiento mi respuesta afirmativa y la complaciente sonrisa que apareció en mi rostro fueron inmediatas.

Quise que, para darle más emotividad, ese hecho tuviera lugar al año siguiente en la misma fecha. Por diversas circunstancias no pudo ser. Este año no dejé que sucediera lo mismo y, con suficiente antelación, hablé con Javier Quintanilla, profesor de plástica del instituto, para que comunicara a la dirección del mismo nuestra intención de cumplir la promesa.

Ayer, día 27 de este mes de noviembre y en el decimoséptimo aniversario del fallecimiento de Capi, con la inestimable y siempre agradecida colaboración de mi amigo Rafa Pallarés, pusimos nueve hormigas en el lugar que la Dirección deseaba que estuvieran: LA FACHADA DEL INSTITUTO.

Las hormigas las colocamos como suelen ir ellas, en hilera. Quisimos que fueran en dirección contraria a la entrada porque así queríamos expresar que, ese símbolo que poco a poco se va reconociendo como representativo de Benicàssim, expandiera su cultura por todo el mundo.

Rafa y yo hablamos de que los cuerpos de las hormigas eran todos diferentes porque cada persona lo es, que sus patas son como caminos que van en todas las direcciones y que las antenas parecían unos brazos abiertos. Ese abrazo de confraternidad con todo el mundo, es lo primero que te da el pueblo benicense y no podía estar mejor expresado.
Comments